Es el más antiguo de Jaén, fundado por Fernando III el Santo tras la conquista de la ciudad, y trasladado a su actual emplazamiento en 1495.
Destaca en la iglesia los coros alto y bajo cubiertos de artesonado y la imagen del Cristo de Bambú del siglo XVI.
Tiene un hermoso claustro, y en la actualidad lo ocupa una comunidad de clausura de las Religiosas Franciscanas.