El Palacio Episcopal está construido sobre un palacio del siglo XV (cuya fachada conserva) y reformado en el último cuarto del siglo XX.  Se encuentra situado en una esquina de la Plaza de Santa María, frente a la Catedral y al lado del Ayuntamiento.