En esta plaza se alza una gran Menorah, con una inscripción en castellano y judeoespañol, en homenaje a las familias españolas en la Diáspora Sefardí.

En esta plaza se encontraba la antigua Puerta de Baeza, lugar de entrada y salida para los antiguos judíos jiennenses.