En esta plaza encontramos la majestuosa Iglesia de La Magdalena, edificada sobre una mezquita árabe. Su facha principal e interior son de estilo gótico con cuatro naves. La torre es un alminar árabe reformado en el siglo XVI.
Conserva numerosas piezas de interés artístico, como el retablo del Cristo del Corpus, de Jacobo Florentino, una tabla de Ntra. Sra. Del Pilar atribuida a Machuca, el Cristo de la Clemencia, obra de Salvador de Cuéllar y la imagen de la Magdalena, del siglo XVIII, obra de Mateo de Medina.
Anexos a la iglesia encontramos el patio y unos estanques árabes.
Frente a la iglesia encontramos el Raudal de La Magdalena, famosísima fuente de aguas potables, que durante siglos sirvió para abastecer a gran parte de la ciudad. Ya se utilizaba en época romana.
Según la leyenda, en una cueva que existe en esta fuente habitó el Lagarto de La Malena, que sembró el pánico durante mucho tiempo a los vecinos de la zona.
Junto a la fuente encontramos una casa donde se supone que nació Hasday ibn Shaprut, famoso médico judío jiennense, que fue embajador de Abd al-Rahman III.