Fundado sobre unos antiguos palacios árabes que el rey Juan I cedió a los dominicos en el 1382. Fue sede de la Universidad de Santa Catalina Mártir y, a partir del siglo XIX, hospicio.

Actualmente está destinado a Archivo Histórico Provincial.

La iglesia presenta una fachada renacentista y en el interior destacan sus bóvedas pintadas al fresco. El patio, del siglo XVI, tiene una notable arquería.